viernes, marzo 1, 2024
InicioActualidadApoyo a Milei y elecciones partidarias: el regreso de Macri al protagonismo...

Apoyo a Milei y elecciones partidarias: el regreso de Macri al protagonismo político en Argentina

El exmandatario de Argentina, Mauricio Macri (2015-2019), recuperó protagonismo en la política local al fortalecer su alianza con el presidente Javier Milei y comenzar su campaña para liderar el partido Propuesta Republicana (PRO), que él mismo fundó en 2005.

La víspera, el exmandatario mostró su apoyo incondicional a Milei luego de la dura derrota que sufrió en el Congreso, en donde no logró que fuera aprobada la ‘ley ómnibus’ que era uno de los pilares de la actual gestión.

«Una vez más, como pasó durante mi gobierno entre 2015 y 2019, una parte de la política que decía estar comprometida con hacer una Argentina distinta, vota en contra al llegar al recinto. Impide, traba y retrocede«, acusó en sus redes sociales.

«En este contexto de tanta falta de convicción, de deshonestidad intelectual y falta de valores, felicito a los integrantes del bloque del PRO por su firmeza y su compromiso final con el cambio», agregó Macri.

Los diputados del PRO, efectivamente, se convirtieron en categóricos aliados del bloque oficialista de La Libertad Avanza (LLA) durante el áspero debate parlamentario que duró casi mes y medio y que terminó con el fracaso en el trámite de la ley.

El problema es que entre ambos bloques apenas suman 75 de las 257 curules que hay en la Cámara de Diputados. El Gobierno necesitaba ferozmente del resto de las bancadas, pero se la pasó insultando y amenazando a los diputados «dialoguistas» que estaban dispuestos a aprobar gran parte de la ley.

Diferencias

La definición legislativa profundizó la fractura de Juntos por el Cambio, la coalición de derecha que lideraba el PRO y que quedó al borde del quiebre total el año pasado, cuando Macri y la excandidata presidencial y actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, pactaron su apoyo a Milei en la segunda vuelta de las elecciones.

Lo hicieron sin consultar al partido ni a la coalición, lo que desató fuertes críticas. La tensión interna se mantuvo latente y se mostró durante la discusión de la ‘ley ómnibus’, ya que, de todas las fuerzas políticas que integraban Juntos por el Cambio, sólo el PRO respaldó sin condiciones el proyecto del Gobierno.

El resto formó parte de la «oposición dialoguista» que apoyó gran parte de la iniciativa pero que promovió cambios y que, ya el martes, rechazó artículos con los que no estaba de acuerdo.

En el medio, las alianzas políticas habían tenido vaivenes. Cuando asumió Milei, Macri se distanció porque el nuevo presidente no le permitió tener una mayor injerencia en los nombramientos del gabinete.

Macri también se alejó de Bullrich, quien negoció por sí misma su regreso al ministerio de Seguridad. Lo mismo ocurrió con el ministro de Economía, Luis Caputo, quien ya había sido ministro de Finanzas durante el macrismo.

Quebrado el diálogo con Milei, Macri comenzó a forjar una cercana relación con la vicepresidenta Victoria Villarruel, a quien el presidente eyectó de su círculo más cercano por la desconfianza que le genera que le dispute el poder, ya que es la segunda en la línea de sucesión.

En las primeras semanas de este año, las columnas políticas se poblaron de versiones que aseguraban que Macri creía que, a más tardar en marzo, el Gobierno enfrentaría una grave crisis y que, entonces sí, Milei acudiría a pedirle su ayuda.

Pero el respaldo llegó antes, con la derrota de la ‘ley ómnibus’ que, además, representó otra factura en el PRO.

Palomas y halcones

Desde hace años, las peleas internas del PRO se dividieron entre los llamados «halcones», que tenían posiciones más confrontativas y extremas como Macri y Bullrich; y las «palomas», más proclives al diálogo, entre ellos el exjefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Una vez que ganó Milei, tanto Macri como Bullrich consolidaron su giro hacia la ultraderecha, lo que fue cuestionado por otros sectores del PRO que incluso dejaron el partido al considerar que ya no representaba los ideales de republicanismo a los que se comprometió desde su fundación.

La división volvió a quedar en claro con el desenlace de la ‘ley ómnibus’, ya que Bullrich y Rodríguez Larreta, quienes el año pasado compitieron por la postulación presidencial de Juntos por el Cambio, manifestaron posiciones totalmente diferentes.

«Votaron contra el pueblo. Hoy quedó claro. Están los que buscan seguir explotando a una Argentina destruida, que solo defienden sus intereses y los que no nos vamos a rendir nunca», afirmó Bullrich, quien aprovechó para señalar que miembros de su partido y de su coalición habían promovido falsamente «el cambio». Hoy, impulsa una alianza definitiva del PRO con La Libertad Avanza.

El mensaje de la ministra fue una respuesta directa a Rodríguez Larreta, el excandidato presidencial que criticó la manera en la que el Gobierno había negociado la ley.

«Una nueva Argentina no se hace imponiendo, ni amenazando, se hace escuchando, dialogando y, sobre todo, siempre cerca de la gente. No es con ‘slogans’ ni con demagogia, es con gestión. No es con improvisación, es con planificación», acusó.

La pelea entre dos de los principales líderes del PRO marcó el tono de la elección de la nueva dirigencia que se llevará a cabo a más tardar en abril de este año. Y en la que Macri ya entró en acción.

Campaña

«Mauricio es el indicado». Este fue el lema de un par de comunicados que fueron difundidos a fines de enero por dirigentes partidarios del PRO en las provincias, senadores y diputados.

Se trató del inicio del «operativo clamor» para que Macri se postule como presidente del PRO, cargo que actualmente ocupa Bullrich. El expresidente es el líder natural del partido que fundó, aunque su trayectoria política arrastre una serie de traspiés.

En 2019, Macri buscó sin éxito la reelección, ya que perdió frente al peronista Alberto Fernández en primera vuelta. Desde entonces, el exmandatario es una de las figuras políticas más desprestigiadas a nivel nacional.

La encuesta más reciente de la consultora Zuban Córdoba, por ejemplo, le adjudica una imagen negativa del 63,4 %.

A fines de diciembre, el expresidente intentó recuperar peso político a través del futbol, al postularse como candidato a la vicepresidencia de Boca Juniors.

Pero, a pesar de que impulsó una serie de maniobras judiciales para ensombrecer la elección, terminó perdiendo de manera abrumadora frente a la fórmula que encabezó el ídolo Juan Román Riquelme, quien arrasó con el 65,3 % de los votos.

El presidente de Argentina, Javier Milei

Ahora, va por el PRO, lo que le permitiría tener un mayor papel político en los aciagos tiempos que enfrenta Argentina con la presidencia de Milei.

«Su experiencia, liderazgo y visión son fundamentales para fortalecer el espacio y que el PRO siga siendo un actor protagónico en la escena política de nuestro país. Estamos convencidos de que necesitamos fortalecer el partido», señaló una de las cartas que promovió su postulación.

La campaña recién comienza.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments