Duque espera que víctimas del Eln participen en diálogos de paz en Caracas

122

El expresidente Iván Duque afirmó que espera que las víctimas de todo tipo de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln) estén representadas en los diálogos de paz que fueron reiniciados en Caracas por el Gobierno de su sucesor, Gustavo Petro.

“A mí me parece importante que la sociedad colombiana esté presente (…) y aquí tienen que estar presentes las víctimas”, dijo Duque en Bogotá, donde presentó un libro sobre los cuatro años de su Presidencia.

Lea también: Prima de riesgo de Colombia se reduce, pero sigue más alta que la de Brasil y Chile

En su primera aparición pública en el país después de concluir su mandato, el pasado 7 de agosto, el expresidente insistió en que “las víctimas deben estar ahí” en Caracas, donde el Gobierno reanudó los diálogos con el Eln iniciados en 2017 por Juan Manuel Santos y que fueron congelados en 2018 por Duque.

“Tiene que estar ahí el sector minero-energético que ha sido víctima histórica del Eln, tiene que estar presente el sector ambiental de Colombia porque si hay un grupo que ha sido ecocida en la historia de nuestro país es el Eln”, dijo en referencia a los numerosos atentados de esa guerrilla contra la infraestructura petrolera.

Duque añadió: “Tiene que estar presente también la mujer colombiana porque si hay un grupo que se ha caracterizado por pisotear, por destruir la condición de la mujer ha sido el Eln”.

Dudas sobre diálogos

Al presentar el libro “Duque, su Presidencia 2018-2022”, un compendio fotográfico cuyo prólogo fue escrito por el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y que publica Villegas Editores, el exmandatario dijo que espera que los negociadores escogidos por Petro sepan hacer su trabajo, pero mostró su escepticismo con el nuevo proceso por sus dudas sobre la real voluntad de paz de la guerrilla.

“Mi voz jamás será obstáculo para la construcción de paz en Colombia”, dijo el expresidente y añadió: “A ese equipo le deseo que le vaya bien pero sin que caiga en la ingenuidad de permitir que se mantengan mesas de conversación mientras el Eln sigue lacerando al pueblo colombiano”.

En ese sentido, dijo que “no se pueden tolerar actos de terrorismo, secuestros y asesinatos mientras se habla de paz”, uno de los obstáculos que lo llevaron primero a suspender y luego a congelar las negociaciones con el Eln durante su Gobierno.

También dijo que “el Estado no puede aceptar ceses al fuego bilaterales porque el Estado nunca se equipara al terrorismo” y por lo tanto es la guerrilla la que debe suspender su actividad criminal.

-EFE-