Hasta el 31 de agosto los países pueden asegurar su vacuna

201

La OMS invitá a los países a unirse a COVAX, la plataforma que garantizará un acceso justo a la dosis contra el COVID-19.

“Debemos prevenir el nacionalismo de las vacunas”, asegura el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. De esta manera ha invitado a los países a unirse a la plataforma creada para garantizar un acceso justo a la vacuna contra el coronavirus.

Esta iniciativa partió de la necesidad de evitar que vuelva a ocurrir lo que se vio al inicio de la pandemia: países que no tenían acceso a materiales de protección para su personal médico porque otros los acapararon o por la parálisis del transporte aéreo.

El director de la OMS indicó que ya ha enviado “una carta a todos los Estados miembros para alentarlos” a adherirse al futuro dispositivo de acceso global a la vacuna contra el COVID-19, conocido con el nombre de COVAX.

Por su parte, Bruce Aylward, uno de los consejeros de Tedros, indicó que los términos de este dispositivo se están ultimando, pero sostuvo que más de 170 países —que representan casi al 70% de la población mundial— ya han afirmado que quieren integrarse al mecanismo o al menos han manifestado su interés.
“Esperamos una respuesta firme de todos los países para el 31 de agosto”, añadió.

Una vez que la OMS haya identificado que una candidata a vacuna ha superado todas las pruebas, su Comité de Estrategias ofrecerá recomendaciones sobre su uso justo y apropiado.

¿Cómo se repartirá?

Lo que se sabe es que se propondrá que la asignación de vacunas se haga en dos etapas.
En la primera de ellas, cada país que forme parte de la plataforma recibirá un cantidad proporcional de vacunas, lo que permitirá reducir el riesgo total de transmisión del COVID-19.

En la mayoría de países la fase 1 cubriría al 20% de la población, lo que protegería prácticamente a todos los grupos de riesgo, como trabajadores de la sanidad y sociales, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas, asegura Tedros.

“La manera más rápida de poner fin a esta pandemia y reactivar las economías es comenzar por proteger a las poblaciones más expuestas en todas partes del mundo, y no a poblaciones enteras en unos pocos países”, advirtió.
En la segunda fase se tendrá en cuenta la vulnerabilidad de cada país, agregó.

Tedros insistió en que ningún país, por más poderoso que sea, tiene acceso al mismo tiempo a la investigación y desarrollo científico, a la capacidad de manufactura y a toda la cadena de suministros necesarios para el material y las medicinas esenciales.

El ejemplo más práctico es que las vacunas que sean desarrolladas en un determinado país requerirán tubos de vidrio con sus tapones que serán producidos en otro, usando probablemente materiales -como vidrio de alta calidad- que vendrá de un tercer país.

“Necesitamos producir rápidamente miles de millones de dosis para llegar a todos los que necesitan una vacuna, lo que significa que necesitaremos cientos de millones de tubos de vidrio y medios para transportarlos de forma efectiva”, señaló el director general.

Perú asegurará acceso

El ministro de Relaciones Exteriores, Mario López Chávarry, informó que con toda seguridad antes de que culmine el mes de agosto se concretará el acuerdo con COVAX Facility, lo cual permitirá acceder a 6.6 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19, una vez que sea plenamente aprobada, lo que representa el 20 % de la demanda peruana.

Datos

* COVAX está codirigido por Gavi, la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la OMS. Su objetivo es acelerar el desarrollo y la fabricación de las vacunas COVID-19 y garantizar un acceso justo y equitativo para todos los países.

* Las vacunas serán destinadas a los grupos de riesgo.